Blog

ENE
15

¿Cómo cuidar el medio ambiente para niños?

Pequeños gestos que valen mucho...
¿Cómo cuidar el medio ambiente para niños?

Educar a nuestros hijos para que ahorren luz mientras juegan o estudian

URL: /educar-hijos-ahorrar-luz/

_________________________________________________________________________

 

Si queremos que el futuro sea sostenible hay que luchar por ello desde ahora, plantar la semilla en este mismo momento. ¿Y qué mejor manera de plantar una semilla enseñando a los hijos a ahorrar luz mientras juegan o estudian? Efectivamente, si educamos a las nuevas generaciones en la sostenibilidad, el ahorro energético no será algo nuevo que hay que aplicar sino algo que forma parte de la cotidianeidad, como podría ser no hacer caca en los lugares públicos.

Los precios de la luz

Lo primero que hay que explicarles a los más pequeños es que necesitamos ahorrar luz por una cuestión económica. El dinero es limitado y si conseguimos ahorrar algo en la electricidad podremos utilizar esa cantidad para otras cosas, como puede ser el ahorro o unas mejores vacaciones. Es importante que cuando busques una tarifa de luz te fijes en que el precio por kWh no solo sea el más económico sino que se adapte a tus hábitos de consumo.

 

Lo mismo se podría aplicar para el precio por kWh del gas natural. Es importante tener esto en cuenta ya que de poco sirve tener un buen precio por kWh para la luz, por ejemplo, durante la noche cuando nunca consumes en las horas nocturnas. Si tu consumo es mayoritariamente durante el día, lo mejor es una tarifa estable.

 

Una de las compañías que más ofertas energéticas cuenta es Endesa y se pueden contratar todas y cada una de ellas a través de su servicio de atención al cliente; es decir, que las tarifas de Endesa se pueden contratar a través del teléfono, página web o cualquiera de sus oficinas. Por supuesto, el cliente puede hacer este trámite de forma gratuita sin coste alguno.

Juegos que educan

Los niños tienen que saber que igualmente el uso excesivo de la electricidad es malo para el medio ambiente ya que hasta ahora la mayor parte de la electricidad que se consume proviene de fuentes que son contaminantes. Así, consumir menos implica ser más sostenible. Pero, ¿cómo hacer que entiendan este concepto de una forma sencilla y divertida? ¡Pues mediante los juegos! Aquí tienes algunas ideas.

 

Y es que de esta forma, mediante el juego, el aprendizaje es mucho más divertido y sobre todo les incentiva las recompensas. Y de una forma natural aprenden a ser sostenibles mediante el juego, así que cuando llegan a la edad adulta el juego ha pasado a ser un hábito. Y todo ello sin darse cuenta.

Un mundo mejor

Los niños cada vez están más concienciados con el problema de nuestro planeta; solo hay que ver la cantidad de chavales que en los últimos tiempos se han puesto en huelga para que los gobernantes pongan freno al cambio climático. Un movimiento que probablemente no hubiera surgido si no hubiera habido padres que, como tú que estás leyendo esto, no se hubieran preocupado por enseñar a sus hijos las cosas más importantes de la vida. ¡Y con ello garantizamos un mundo mejor!

Pequeños gestos que valen mucho...

  • Reciclar es divertido. Reciclar se puede convertir en un juego si le enseñas a tu hijo que cada cosa se debe tirar en un cubo de diferente color dependiendo de su composición.
  • Cierra el grifo y ahorra agua. El ahorro de agua es fundamental para proteger el medioambiente. Es mejor ducharse que bañarse y si te lavas los dientes o abres el grifo, recuerda cerrarlo siempre.
  • Los papeles a la papelera. Enseña a tu hijo a tirar los papeles a la papelera y no al suelo. Tendrás que explicarle que es por mantener el entorno limpio, para poder reciclar y para proteger los árboles.
  • Apaga la luz. Muchas veces nos movemos por la casa encendiendo todas las luces de las habitaciones por donde pasamos. No olvides apagarlas y ahorrarás luz.
  • Comparte tus juguetes. Cuando tu hijo no use más sus juguetes, enséñale a regalárselos a otro niño y de esa forma darles una nueva vida.
  • Las plantas no se arrancan. Es importante que los niños aprendan que las plantas son seres vivos y, por lo tanto, no se pueden pisar ni arrancar, sino que hay que protegerlas y cuidarlas.
  • Las cosas que hay en la calle son de todos. Tu hijo debe aprender que todas las cosas que vea por la calle son de todos nosotros y que, por ello, debe respetarlas y no dañarlas.
  • Hay que cuidar a las mascotas. Un perro, un gato o cualquier otro animal de compañía es un ser vivo y hay que darle de comer, llevarle al veterinario si se pone enfermo y jugar con él.
  • Recicla el papel. Es importante que el papel se recicle para aprovecharlo. Puedes imprimir a doble cara y enseñarle a tu hijo que se puede dibujar por ambos lados de una hoja.
  • Respeta a las personas. No solo se trata de respetar la naturaleza, sino también de respetar a todas las personas que nos rodean.
Volver a noticias